martes, 10 de octubre de 2017

¿Cómo aplicar refuerzos e injertos para consolidar papel?

La tendencia actual es utilizar como adhesivo alguno de los éteres de celulosa (adhesivos químicamente modificados que se obtienen de la celulosa) y papel japonés como soporte. Pero ¿cual de los derivados de celulosa aplicar en cada caso? ¿Qué tipo de papel japonés?¿De qué gramaje?. Pues bien, como siempre, dependerá de la obra que vamos a consolidar. Tanto si trabajamos con obra de arte sobre papel como si nos dedicamos a la conservación de archivos documentales, la decisión es siempre compleja.




En un taller de conservación de documentos que impartí recientemente expuse a los alumnos a responder un cuestionario dirigido a reflexionar sobre la práctica realizada y su correcta aplicación. A mi me sirvió para extraer conclusiones, por ello lo comparto, con la esperanza de que a alguien más le sirva.


Práctica de consolidación de documentos antiguos que presentaban cortes y rasgados (colocación de refuerzos) realizada mediante uso de adhesivo acuoso derivado de la celulosa (Metilcelulosa ) y papel japonés (Kozo, tengucho 9 gr/m2)


1. ¿Cuál es la calidad de la materia prima del adhesivo empleado? ¿El proveedor es confiable? ¿El producto vino acompañado de ficha técnica? ¿Presenta fecha de envasado y o caducidad en la etiqueta?

Si no puedes responder a ninguna de estas cuestiones tienes un problema. El adhesivo no es de "fiar". No podemos interesarnos únicamente sobre la unión instantánea de los documentos rasgados sin prestar atención a la estabilidad y comportamiento a mediano o largo plazo de la práctica que estamos llevando a cabo. Enfrentemos de una vez a la lagunas de información causadas por los fabricantes y distribuidores que no nos proporcionan información sobre el producto. Compremos únicamente a aquellos distribuidores que nos ofrezcan estos datos. 


2. ¿La viscosidad del adhesivo es correcta? 

La viscosidad es la resistencia de un líquido a fluir. Por ello, el adhesivo utilizado debe extenderse con facilidad pero sin escaparse.

Esta propiedad se encuentra relacionada al modo de preparación. En la práctica hemos usado Metilcelulosa (MC) al 4% en disolución acuosa. La experiencia me dice que es mejor preparar el adhesivo el día antes de utilizarlo, para que los grumos restantes acaben de desaparecer. La viscosidad mejora si dejas pasar unas horas entre la preparación y uso.


3. ¿La tensión superficial (TS) del adhesivo es correcta?


La TS definirá si el líquido moja o no el sólido. El adhesivo debe cubrir de manera homogénea la superficie de soporte de refuerzo, papel japonés, sin expandirse al resto del documento. Conseguir esto en la práctica significa controlar el modo de aplicación.


4. ¿El sustrato está libre de polvo? ¿Presenta biodeterioro? 
Será imprescindible el conocimiento de los tratamientos previos de conservación practicados, así como un correcto diagnóstico del documento a reforzar. 

Debemos recordar que es de vital importancia realizar una limpieza mecánica previa del documento. Además, si presenta biodeterioro, como presencia de microorganismos deberá desinfectarse previamente; de lo contrario el uso de solución acuosa agravará el problema. 


5. ¿Actúa rápido el adhesivo? ¿Reacciona con el objeto? ¿Su uso implica calor? ¿Cambia la naturaleza del soporte?

Si el adhesivo actúa demasiado rápido pueden producirse problemas de alineamiento. Sin embargo, esto no ocurre normalmente con el uso de MC. El calor puede utilizarse para acelerar el secado, mediante espátula caliente o termoselladora; sin embargo, yo prefiero el secado en frío mediante presión. Esto es, tras aplicar el refuerzo colocar tnt (Tipo Reemay), papel secante y pesos. 

Si el adhesivo no se aplica adecuadamente o las características anteriormente mencionadas no son correctas, se producirá aureola de color en los límites del refuerzo, causada por la disolución de los componentes de la hoja de papel, frecuentemente lignina (que provoca el tono amarillento). Hay papeles más sensibles a este efecto. Los que presentan un grado elevado de acidez. En muchos casos deberemos explorar el uso de otros adhesivos, como hidroxipropilcelulosa (Klucel G), soluble en etanol.

6. ¿Cómo es la apariencia de la unión? ¿Es invisible? ¿Debería serlo? ¿Es débil? ( ¿Es fuerte? 

Si el refuerzo se cae o despega es, evidentemente, demasiado débil el adhesivo. Si los preparaste al 4% lo que falla no debe ser la proporción. Tal vez la materia prima no sea adecuada o este caducado. A lo mejor simplemente aplicaste demasiado poco. Los refuerzos de japonés aplicados con escaso adhesivo lucen con aspecto mate.

Si por el contrario se rompe el documento antes que la unión, el adhesivo es demasiado fuerte. Solución bajar la concentración.


7. ¿Crees que a largo plazo la zona adherida cambiará de color o tendrá incidencia en algunas de las cuestiones anteriormente planteadas? ¿Podrá removerse el adhesivo sin dañar el soporte original?

Recordar que debemos estar siempre preocupados con el envejecimiento de nuestras intervenciones de conservación y con la posibilidad de que las mismas sean reversibles. Una buena adhesión se produce cuando el adhesivo mantiene unidos los fragmentos pero en el futuro debe ser posible separarlos fácilmente son dañar el soporte.


8. ¿Reaccionará el adhesivo aplicado negativamente con respecto a la constitución del documento, soporte, tintas u otros elementos sustentados? 

Debemos analizar cada caso particular, no aplicar tratamientos de manera sistemática. Por ejemplo, en archivo los documentos manuscritos en tinta ferrogálica no deben ser sometidos a métodos acuosos sin practicar una previa estabilización, pues de lo contrario estaríamos catalizando su deterioro.


9. ¿Es compatible con otros tratamientos de conservación que se hallan realizado o se vayan a practicar sobre el documento ? 

Es imprescindible analizar la propuesta de restauración para evitar errores de compatibilidad. Por ejemplo, si se va a realizar un refuerzo antes de una limpieza por inmersión o un baño pues deberá practicarse con un adhesivo que no se disuelva al contacto con el agua. Parece obvio.

miércoles, 30 de agosto de 2017

¿Cómo identificar la presencia de microorganismos?

Los hongos y bacterias, especialmente los primeros, son uno de los principales agentes de deterioro de los documentos. 

(Los hongos están constituidos por filamentos tubulares microscópicos llamados hifas, incoloros y, generalmente, ramificados, que realmente son una sucesión de células a modo de hilillos. Estos filamentos se reúnen entremezclándose, formando el micelio, que es el cuerpo vegetativo del hongo, con apariencia de una tela fina).


Ejemplar infectado por microoganismo del tipo Aspergilius y su aspecto visto a 100X. 


Causantes de la degradación del material como consecuencia de que lo utilizan como fuente nutricional. 

La germinación y desarrollo de esporas (células reproductoras) se da en función del contenido de humedad presente sobre la superficie de los libros y documentos, por lo tanto, es imprescindible mantener la humedad relativa por debajo del 70%, y evitar sus fluctuaciones.

Así la primera medida a tomar es identificar su presencia.

¡No confundirlos con una acumulación de polvo, suciedad, manchas, telarañas  o foxing!

Una vez identificados, debemos reconocer si se encuentran en estado ACTIVO o INACTIVO. En este último caso se encuentra inhibido su crecimiento.

¡Si se encuentran en estado activo deberemos aislar el ejemplar hasta proceder a su desinfección!


En fin, para no perder el objetivo del post, aquí van los consejos para realizar una identificación "a ojo de buen cubero", que es cuando no contamos con la colaboración de un biólogo y la posibilidad de realizar cultivos que nos permitan detectar las especies (situación en la que nos encontramos la mayor parte de las veces).

Hacer una prueba con un pequeño pincel
Si es seco y polvoriento el microorganismo se encuentra inactivo.
Si es blando y húmedo está activo y seguirá creciendo y dañando las colecciones.

Examinarlo bajo la lupa o el microscopio.
En las primeras etapas el hongo parece ser un tejido fino de filamentos (hifas) sobre la superficie o dentro de la estructura del sustrato. Luego el hongo desarrolla un aspecto de terciopelo que se ve fácilmente bajo la lupa (cuerpo vegetativo). Puede presentar una gran variedad de colores.

Examinarlo bajo luz UV. 
Las hifas del hongo brillan cuando se observan a la luz ultravioleta.

Palpar el material ¿se nota húmedo? ¿Se observan manchas de humedad?
Nunca prescindir de los guantes cuando se realiza esta operación. Y de nitrilo.

"Oler" la estancia de resguardo o almacenamiento puede ayudar ¿huela a moho o ha guardado?
Cuidado con este punto. Recordemos cuidar nuestra salud en archivo. Cuando nos enfrentemos al tratamiento de material infectado mediante la presencia de microorganismos deberemos utilizar máscara de protección, preferiblemente equipada con filtros HEPA(High Efficency Particulate Arrestant- filtro de alta eficacia para retener partículas), no únicamente una máscara contra el polvo.

Si se observan manchas de colores muy vivos (naranjas y/o rosas) se presume que el hongo se encuentra en estado de reproducción. EN ESTOS CASOS AISLAR URGENTEMENTE EL MATERIAL.


Para ampliar información ver resumen "Como controlar un brote de microorganismos" 

Un artículo muy completo sobre Riesgos para la Salud en Archivo

jueves, 1 de octubre de 2015

Y a propósito de la acidez...¿o medir el pH del papel?

Medición con tiras rígidas indicadoras de pH
Son tiras plásticas con campos de celulosa, en las que los indicadores de color están unidos químicamente a las fibras de celulosa.

Ventajas:

- Muy resistentes, no se deshacen al introducirlas en solución.
- No se corren, el colorante se mantiene en la tira, cada almohadilla de las tiras retiene el color y no se corren ni mezclan entre sí.
- La tira plástica protege los dedos del contacto con la solución
- No se destiñen así que las soluciones a las que se les determina el pH no se contaminan con los colorantes de las tiras.

Procedimiento:

Para medir el pH de líquidos:
-       Introducir la tira en la solución – problema sujetándola por un extremo
-       Aguardar unos 10 segundos
-       Escurrir el exceso de muestra

Para medir pH del papel:


Preparar el material: las tiras reactivas, el agua (que debe ser preferentemente destilada, y el método mediante el cual aplicaremos el agua - hisopo de algodón, pincel o un pequeño gotero).

En este caso se escoge el uso de hisopo de algodón para humedecer el área en la que se tomará la medida del pH. Debemos tener en cuenta que es preferible realizar el test en el reverso de la obra y si se trata de un documento en los márgenes o laterales del mismo (zona no demasiado visible). Tener en cuenta que la humectación local de la obra puede producir aureolas o cercos, por ello tomamos la medida en los laterales pese a que la acidez será más elevada en los márgenes que en el resto de la hoja. En este caso estamos utilizando una probeta no una obra real, por ello haremos la prueba de pH en un lugar visible para observar el resultado.

Colocar la tira con los indicadores de colores en contacto con el soporte del cual queremos medir la acidez.

Colocar Mylar y peso para garantizar el contacto de la tira con el soporte. Aguardar 10 segundos. Podemos prescindir del peso y simplemente realizar presión con la mano sobre la tira reactiva.

Comparar el color obtenido en cada campo con la escala de los colores de referencia. El valor de pH es aquel campo de la tira que coincida con la columna de referencia.

Medición pH metro de bolsillo

Tras la preparación inicial se debe realiza la calibración del instrumento.

En pH metros en los cuales la calibración es manual seguir el siguiente procedimiento:

-       Meter la punta del electrodo en (4 cm) en una muestra tampón de pH 7.01 a temperatura ambiente. Dejar estabilizar la lectura.

Agregar el potenciómetro con un destornillador hasta que aparezca en la pantalla pH7.01 
-       Lavar con agua (o con solución especial para limpieza del instrumento) 
- Según la marca del instrumento requerirá finalizar su calibrado en una muestra de solución tampón a pH 4.01 o pH10. Realizar el mismo proceso mencionado. 

Usar siempre soluciones tampón nuevas para la calibración.


Soluciones: para la limpieza, almacenamiento y calibración del instrumento. 


Una vez lista el pH metro seguir el procedimiento para tomar las medidas:

-       Si el electrodo está seco remojar unos minutos con agua del grifo antes de usarlo. No es necesario si se almacena con una solución de almacenamiento, que comercializada por el proveedor ayuda al mantenimiento del aparato.
-       Encender el pH metro, retirar la tapa protectora y sumergir la punta del electrodo en la solución – problema o muestra (4 cm).
-       Mover suavemente y esperar a que la pantalla estabilice.
-       Tras usarlo aclararlo con agua para reducir contaminación.
-       Colocar siempre la tapa protectora para almacenarlo. Colocar unas gotas de la solución de almacenamiento.

Para ampliar información ver este documento que preparé sobre el tema: Medición pH

Este vídeo sobre medición del pH está muy bien.


Sobre la acidez

Para los Conservadores - Restauradores de papel. 

En mis aulas observo que los alumnos se encuentran confusos respecto a conceptos como la acidez, hidólisis, oxidación. Este post es el resultados de las preguntas que les hice para que reflexionaran sobre un concepto ya aprendido: la acidez. Transcribo aquí el cuestionario por si pueda servir de ayuda.

Agradezco a quien guste colaborar respondiendo nuevamente alguna(s) de las preguntas, o a quien quiera lanzar nuevos interrogantes. 

¿Qué es acidez?
Cualidad de un ácido.
Liberación de Hidrógeno (H+) o protones en solución acuosa.
Ej. Ácido clorhídrico (HCl). Ácido muriático .Removedor de sarro de cerámicas, azulejos, etc.

Ácido es lo contrario a  base.
Base:
 Liberación de iones hidroxilo (OH-) en solución acuosa.
Ej. Hidróxido de sodio (NaOH). Sosa caustica. Usado en la industria en la fabricación de papel, tejidos y detergentes.  

¿Cómo se mide la acidez de un papel?
Medida de pH inferior a 7. 

¿Que papeles sufren acidez acidez?
Todos los documentos, como material orgánico, sufren un proceso de acidez. El proceso de degradación intrínseca es natural: provocada por la naturaleza del propio material, por su composición (materia prima).

¿Qué papel sufre mayor acidez, el fabricado artesanalmente a través de pasta o pulpa de trapo o el industrial fabricado a partir de la pasta de madera?
El de pasta de madera.

¿Por qué?
Por la presencia de mayor cantidad de lignina en los vegetales superiores. Uso de madera sin tratar (pastas mecánicas) en la que no se elimina este componente ácido.

¿Qué otros materiales que componen el papel forman la acidez?
Los encolantes de signo ácido como alumbre (sal de ácido sulfúrico, se añade al uso de la pila holandesa) y colofonia.
También los blanqueantes y cargas minerales utilizadas para conseguir cualidades en el papel.

¿Cuáles son los efectos de la acidez en el papel?
El ácido rompe los enlaces de las uniones de los polímeros de celulosa que forman las fibras del papel provocando:
-         1Pérdida de la resistencia del papel, friable o quebradizo
-         2.  Amarilleamiento del papel, se debe a un proceso de oxidación de la lignina y de los encolados a base de alumbre y colofonia. Será más intenso en la pasta mecánica y química.
Son degradaciones llamadas físico- químicas.

¿Los papeles realizados con trapos de algodón también presentan acidez?
Sí, porque la degradación química de la celulosa (la hidrólisis de la celulosa) es inevitable con el paso del tiempo y, produce un alto grado de acidez que provoca la destrucción de la cadena molecular de la misma, aumentando su fragilidad. Esto quiere decir que sin la presencia de lignina o de encolantes ácidos  el papel también se degrada debido a la acidez, aunque lo hará más lentamente.

¿La acidez se transfiere de un material a otro?
Sí, se llama acidez por migración.

¿La humedad puede potenciar la acidez?
Sí. Al igual que la luz, provocan reacciones químicas que desencadenan en acidez. Otras de las fuentes externas de acidez pueden ser: desequilibrios ambientales, polución, contacto por las emanaciones de materiales que intervienen (cintas adhesivas, disolventes, productos de limpieza); además de, elementos sustentados o tintas.

¿Las tintas ferrogálicas provocan acidez?
Las tintas ferrogálicas son fuentes de acidez por estar  elaboradas a partir de ácido gálico o tánico y durante su producción, al reaccionar con el sulfato ferroso producen ácido sulfúrico, que ataca directamente la unión de la celulosa.  

¿Qué es la hidrólisis de la celulosa?
Consiste en la ruptura de los enlaces de las unidades de glucosa que forman el polímero de la celulosa (enlace B-acetal) que se forma entre los carbonos 1 y 4. Al disminuir la resistencia y el tamaño del polímero (cadena larga) disminuye la resistencia del papel. 

¿Cómo se relacionan la acidez y la hidrólisis?
Los ácidos catalizan la hidrólisis de la celulosa y por tanto la debilitación de los polímeros que se acusa en la fragilidad y friabilidad (que se desmenuza fácilmente) del papel.

Vulgarmente podemos decir que hidrólisis es el proceso químico y acidez el término que utilizamos para designar las consecuencias que la hidrólisis o ruptura de las cadenas de celulosa que componen las fibras del papel causa. 

Resumen podemos decir que existen 3 tipo de acidez: (1) intrínseca, provocada por los materiales constituyentes de la obra y su calidad de orgánicos; (2) extrínseca, provocada por el medio ambiente, oxígeno, luz - temperatura- humedad- contaminantes; (3) por migración, causada por el contacto con materiales ácidos (cintas adhesivas, montaje de obras de papel sobre materiales ácidos, contacto con guardas ácidas). 

lunes, 30 de junio de 2014

SISTEMAS ACUOSOS 2: Gel rídigo Agar-agar


El cada vez más usado Agar-agar es una gelatina vegetal de origen marino. Un alternativa para realizar la limpieza de superficies pictóricas sensibles a la acción del agua, pudiendo ser también utilizado en limpieza de reversos, obras sobre papel, esculturas en yeso, etc.  

Se utiliza también en la preparación de alimentos en culinaria. Por tanto, nada tóxico.


Receta:

100 ml
H2O
2 gr
Agar – agar tipo E
0,1 a 1 gr
Nipagín
Para uso en obras sobre papel 4% agar

4% aplicación sobre papel
5% aplicación sobre yeso a pincel

Preparar en el microondas:
1. Colocar un poco de los 100 ml de água en un recipiente flexible y calentar (350V)
2. Pesar el agar y mezclar con el agua restante, añadiendo la mezcla al mismo recipiente. Calentar controlando en todo momento
3. Al enfriar extraer del recipiente y aliminar el exceso de humedad secando con papel
4. Aplicar sobre la superficie que queremos limpiar controlando el tiempo de aplicación

Si no tenemos microondas, al baño maria:
1. Dejar hervir durante 15 minutos aproximadamente
2. Retirar del fuego y colocar en un recipiente flexible

OBS:
- La temperatura de disolución del agar varia entre 45ºC (agar alimentario) y 85ºC. La temperatura de gelificación es aproximadamente de 38ºC (dependiendo del tipo y procedencia). 


- Tener en cuenta que si preparamos agar alimentario la temperatura de gelificación puede ser más baja, pudiendo en este caso ser aplicado a pincel antes de gelificar sobre una pieza tridimensional o texturada sin sufrir las consecuencias de altas temperaturas. La temperatura habitual de apliación es de 40°- 45°C. 

- En caso de uilizar gel rigido, el grueso de la placa dependerá del tipo de superficie pictórica. Para superficies irregulares utilizar capas delgadas (1 mm de grueso o inferior). Placas muy gruesas pueden ser utilizadas por ambas caras.

- El agar también puede rallarse una vez solificado, y asi ser utilizado como polvo de goma en limpieza de superficies. 

- Se recomienda cortar los extremos del gel compacto para evitar de este modo que existan superficies irregulares. Controlar que el gel esté en contacto con la superficie a limpiar. 

- La coloración del gel (de inicio transparente) nos indica la efectividad de la limpieza.

- Una vez preparado se puede conservar tanto dentro como fuera de la nevera, pero es necesário taparlo para que no se seque. Debe tenerse en cuenta que el tiempo de conservación no es muy prolongado.


PODEMOS PREPARAR EL AGAR – AGAR UTILIZANDO SOLUCIONES TAMPÓN EN LUGAR DE AGUA PURA (ver publicación anterior sobre soluciones tampón).


BIBLIOGRAFIA RECOMENDADA:

En la publicación de SmithSonian Institution titulada "New Insights into the Cleaning of Paintings", publicada en 2010 a proposito de una jornada que tuvo lugar en la IPV de Valencia, encontrareis un artículo de Paolo Cremonesi, pág. 179. Disponible en http://www.sil.si.edu/SmithsonianContributions/museumconservation/pdf_hi/SCMC-0003.pdf




domingo, 29 de junio de 2014

SISTEMAS ACUOSOS 1: Buffers o Soluciones tampón


Tras recomendar los sistemas acuosos como método de limpieza aquí va la primera publicación dedicada a este tema.

Como se mencionó en el protocolo de limpieza propuesto según Paolo Cremonesi, los métodos acuosos se utilizan principalmente para realizar una limpieza de la superficie pictórica, sin necesidad de actuar sobre las capas de barniz. Sin embargo, debemos tener en cuenta que sistemas acuosos que combinen un poder quelante pueden ser empleados en la remoción de materias de recubrimiento.

Sea como fuere, es necesario realizar una primera limpieza superficial antes de determinar si tenemos o no la intención de eliminar la capa de barniz.

Estos sistemas acuosos basan su eficacia en la alta polaridad de la molécula de agua, que nos permite ablandar o disolver gran variedad de sustancias orgánicas.

Debemos tener en cuenta que es imprescindible realizar previamente una prueba de resistencia a la humedad (ver protocolo mencionado publicado en el post anterior).

Una de las grandes ventajas que nos ofrecen los sistemas acuosos es la eliminación de los problemas de toxicidad.

Sistemas destinados a mejorar/modificar propiedades del agua:
1.       Buffers o soluciones tampón
2.       Gelificantes
3.       Tensoactivos o surfactantes
4.       Quelantes
5.       Enzimas

BUFFER / SOLUCIONES TAMPÓN

Las soluciones buffer o tampón son disoluciones que por el agregado de cantidades moderadas de ácidos o bases mantienen prácticamente constante el pH.


En la limpieza de superficies polícromas podemos preparar las soluciones tampón con diferentes pH, escoger el pH adecuado para la limpieza y mantenerlo invariable. Es uno de los principios destinados a mejorar las propiedades del agua.

Ocurre que durante el proceso de limpieza a menudo se liberan sustancias ácidas o básicas (aceites, barnices, materias proteicas) que pueden modificar el pH de la solución utilizada en la limpieza variando también su acción, razón por la cual es necesario recurrir a soluciones que mantengan constante el pH en el tiempo (intervalo  de seguridad 5.5 – 8.5)

Cómo tamponar?
Será necesario utilizar primeramente un ácido o una base débil, y tamponar esta solución con una sal propia de carácter fuerte, básica o ácida. La fuerza del ácido o la base está determinada por el valor pK (valor invariable de 0 a 15) que determina la disociación del ácido o base en agua (ácido o base fuertes se disocian completamente en agua; débiles se disocian parcialmente).

Cuando el valor de pH de la solución y pK del ácido coinciden se dice que la solución está tamponada (margen diferencia +1 -1).

Recetas 

pH 5.5
100 ml
H2O
0,15 gr
C2H4O2 (ácido acético pK 4,75)
1M  
NaOH  (hidróxido de sodio)solución pH 5.5

150 ml
H2O
0,6 gr
C6H8O7 (ácido cítrico pK 3,14 – 4,77 – 6,39)
1M  o 2M
NaOH  (hidróxido de sodio)solución pH 5.5
También puede ser tamponado a 7.
A 9, 9.5 – 10 se convierte en una solución tampón + quelante

pH 7
100 ml
H2O
0,2 gr
NaHCO3 (bicarbonato de sodio)
1M 
HCl (ácido clorhídrico) solución pH 7

pH 8.5
100 ml
H2O
0,2 gr
H3BO3(ácido bórico)
1M 
NaOH solución pH 8.5


Modo de preparación:
1.       Preparar previamente base NaOH
1 Molar: 4 gr NaOH/ 100 ml de agua
2 Molar: 8 gr NaOH/ 100 ml de agua

2.       Preparar ácidos:
a.       Pesar el ácido. Colocar el agitador magnético en solución acuosa. Posteriormente se añade la base
b.      Ácido clorhídrico. 100 ml H2O + 7 ml HCl 37%. En este caso comenzamos por la base y después añadimos el ácido

3.       Para neutralizar ácido con base o viceversa medir constantemente el pH con un medidor mientras añadimos la sustancia tampón gota a gota

OBS:
-     Para obtener un pH más básico debemos comenzar la preparación por la base.

- Tras 3 meses de preparada la solución debemos comprobar el pH que puede haberse modificado. Si ha ocurrido tamponar nuevamente añadiendo base.
- El pH es reversible, si nos equivocamos en la mezcla podemos corregir añadiendo más base o ácido; sin embargo, estaremos modificando la concentración del producto.

- Además del control del pH deberíamos controlar la concentración iónica de la solución utilizando un conductivímetro. Valor que debemos comparar con el valor de conductividad tomado sobre la superficie pictórica (recordar que el protocolo de limpieza aprovechábamos el momento de realizar el test de la gota que permite evaluar la resistencia a la humedad de la obra) LA CONCENTRACIÓN IÓNICA DEL PRODUCTO DE LIMPIEZA NO DEBE SER SUPERIOR A LA CONCENTRACIÓN IÓNICA DE LA SUPERFICIE.


PARA REALIZAR LIMPIEZAS SUPERFICIALES UTILIZAREMOS SOLUCIONES TAMPÓN DE pH 5.5 – a 7. SOLUCIONES MÁS BÁSICAS (8.5) TIENEN PODER QUELANTE Y SERÁN UTILIZADAS EN LA REMOCIÓN DE BARNICES, AGLUTINANTES, COLAS U OTRAS SUSTANCIAS. 


ES IMPORTANTE TENER EN CUENTA EL INTERVALO DE SEGURIDAD DEL PH QUE VAMOS A UTILIZAR, YA QUE POR ENCIMA DE 9 SE PRODUCE UNA HIDRÓLISIS (ruptura de enlaces químicos que coloca a los materiales constitutivos de la obra en situación de riesgo). ESTE INTERVALO CAMBIA SEGÚN EL MATERIAL DEL QUE ESTÁ COMPUESTA LA OBRA.


Pintura sobre tela/madera
5.5 - 9
Pintura mural
6.5 - 12
Papel
6.5 - 9
Barnices
5.5 - 7
Óleos
5.5 – 8.5
Óleos envejecidos
5.5 - 9
Temple de cola
5.5 - 9

OBS:
- En el caso de pinturas murales el pH no puede bajar de 6,5 ya que el carbonato de calcio se solubiliza por debajo de esta medida. Para utilizar niveles elevados será necesario conocer la técnica pictórica, ya que el límite varía. Únicamente en el caso del fresco se puede llegar pH 10,5, si no existen acabados de técnica en seco.


Para limpiezas superficiales podemos añadir un tensoactivo a la solución tampón
10 ml
Solución tampón 5.5
1 gota
Tween 20


Para emoción de materiales utilizaremos soluciones quelantes
150 ml
H2O
0,75 gr
EDTA (ácido libre)
1M o 2M
NaOH  (hidróxido de sodio)solución pH 7

OBS:
-    EDTA no es soluble en agua. Por ello debemos colocar la mezcla en el agitador magnético y esperar un tiempo prudente hasta que la mezcla se haya realizado. Si medimos el pH de la mezcla en los primeros minutos será muy alto, pues solo mediremos el pH de la base.


Podemos gelificar soluciones tampón
10 ml
Solución tampón 5.5
0,2 gr
Klucel
Baja conductividad

10 ml
Solución tampón 5.5
0,3 gr
Vanzan NF-C
Alta  conductividad


BIBLIOGRAFIA online

En el libro "Restauración de Obras de Arte" de Alicia Sánchez Ortiz, publicado en el 2012, encontrareis un apartado sobre limpieza, pág. 167.